martes, 13 de enero de 2009

El regreso de Javier

Hace tiempo que dejé de escribir estas Notas, un periodo que comenzó con grandes retos que me restaron cualquier descanso en el que poder sentarme ante el teclado para trasladaros mis impresiones sobre los temas de actualidad, mi actividad diaria, o mis reflexiones sobre nuestra sociedad. Han sido muchas las personas que en sus comentarios en el blog o en los encuentros cara a cara me habéis animado a continuar con esta labor de tejer ideas. Esta espera llegó a su fin y desde hoy retomo estas Notas con nuevas inquietudes, con nuevas responsabilidades, y sobre todo con la gran ilusión que siempre me ha supuesto abrir esta ventana a la gente, a quienes nos une la amistad, el compromiso político, o quienes simplemente quieren compartir estas Notas de Javier.

A lo largo de estos meses he tenido la oportunidad de hacer eso que a mi me gusta llamar pedagogía política, sobre Políticas de Juventud o Igualdad he intentado trasladar la visión del compromiso en la lucha diaria. Como en otras ocasiones esta tarea me ha brindado la posibilidad de viajar y de conocer gente y lugares de los que siempre me llevo un buen sabor de boca.

Regresar como cada año a los Encuentros Internacionales de Cabueñes es siempre un placer, que por algo reconozco que Gijón es una ciudad de la cual estoy enamorado. Y en esta edición más si cabe al volver a celebrarse en las majestuosas instalaciones de La Laboral, donde han reunido a más de mil participantes. Y como no aprovechar estas líneas para saludar a los y las kbñros, a toda la gente que allí nos dimos cita, y especialmente a Cesar, Cristina, Raúl, Carmen, Alberto, Anna y sus compañeras, y la gente de Abierto Hasta el Amanecer.

O volver a participar en el Agora del CJA, que en esta edición nos ha dado a conocer a muchos una ciudad hasta entonces desconocida pese a su cercanía como es Jerez de la Frontera y las amistades que esconde –un abrazo a Andrés, María, Lucía, y tanta otra gente que conocí-.

Ha sido también un periodo congresual de renovación en el discurso político del socialismo y de los equipos que asumen nuevas responsabilidades. En este sentido me satisfacen dos cosas principalmente, la primera el haber sido depositario de la confianza de la militancia del
PSOE granadino, la cual eligió una nueva Comisión Ejecutiva encabezada por Chema Rueda y de la que tengo el placer y la responsabilidad de formar parte como Secretario de Formación desde el pasado mes de octubre. -Y desde aquí, Gracias por esa confianza que espero no defraudar.-

Se trata de un gran reto que me ocupará durante los próximos años y que tiene un objetivo principal, fortalecer al socialismo granadino para hacer de nuestra ciudad un enclave donde un gobierno municipal dirigido por el PSOE de respuesta a las demandas de la ciudadanía. Personalmente siempre he pensado que la función de la clase política no es la de crear problemas a la gente, sino solucionar los problemas y responder a las inquietudes de la ciudadanía, y esa es la clave del trabajo que realizamos desde hace pocos meses. El PSOE granadino es responsable de escuchar las demandas ciudadanas y de ofrecer respuestas desde las instituciones donde gobierna, pero también de ejercer una oposición de la mano de la ciudadanía a las políticas que desarrolla el PP en nuestra ciudad y que colocan a Granada cada vez en peor situación.

Un segundo elemento que me ha llevado a sentirme aún más realizado, es el de haber puesto un punto y aparte a mi papel en Juventudes Socialistas. Continúo con mi militancia, pero tras dejar las responsabilidades en la primera línea de nuestra organización primero como Secretario de Organización, y durante los últimos años como Secretario General. De mi paso por la organización hermana del PSOE me llevo gratos recuerdos, el del trabajo realizado y el de las satisfacciones obtenidas, pero ante todo, los amigos y amigas que pese al paso del tiempo siempre siguen ahí.

Creo que en ningún sitio como en éste he tenido la oportunidad de aprender tanto, pero a la vez de llevar a cabo eso que en nuestra organización conocemos como el Socialismo Afectivo. Este concepto para cada uno tiene un significado, pero para mi es el de convertir la palabra compañerismo en la bandera de nuestra acción. La solidaridad, la igualdad, o la libertad no tendrían el mismo sentido sino hubieran crecido bajo el paraguas de este Socialismo Afectivo. No resulta fácil olvidar los debates en los que las ideas enriquecían nuestra Asamblea, las noches en las que el frío no impedía que pegáramos carteles, el calor que nos llevo a descubrir en la IUSY que significaba el internacionalismo, las comidas en las que las risas nos contagiaban a novatos y veteranos, todo aquello que me ha marcado, que me ha llevado en parte a ser como soy.

Dejo a otras personas el protagonismo en Juventudes Socialistas, pero con el agrado de haber participado en este último periodo congresual desde la primera línea. Tiene un especial significado para mi no solo que aquellas personas a las que me une la amistad y el compromiso político hayan asumido nuevas responsabilidades en Juventudes Socialistas, sino más que en sus pasos hayan recurrido a mi con la excusa de la experiencia y el buen hacer. Enhorabuena desde aquí a Juan Andrés por sus responsabilidades regionales, a Guillermo y Beatriz que estoy seguro fortalecerán a la organización en nuestra provincia, y como no, a Daniel, y a toda la gente que con ilusión forman la nueva Ejecutiva Local de las Juventudes Socialistas de Granada, las que fueron mi hogar durante los últimos tiempos.

Quizás suenen elogios que no debiera hacerme yo mismo, pero son muchas las frases que durante las últimas semanas he escuchado y me han hecho esbozar una sonrisa porque serán las palabras que me lleve en el corazón tras estos años en Juventudes Socialistas, una organización a la que tanto debo y de la que nunca me olvidaré.

Ha sido mucho el trabajo realizado, las noches sin apenas dormir, los cafés en busca de aunar esfuerzos, los proyectos que hemos preparado, las charlas que hemos dado, y las estrategias desarrolladas, pero llegó el momento de poner punto y final a todo eso. Estoy seguro de cómo ambas organizaciones, PSOE y Juventudes Socialistas, han salido reforzadas de este periodo congresual. En algunos casos pudimos ver como distintas candidaturas se presentaban, enriquecían el debate, y aportaban personas con iniciativa y ganas. Ahora llega el momento de aprovechar las ideas de unas y otras candidaturas, de trabajar de la mano y poner rumbo en dirección al camino de las baldosas rojas.

Siento que todo este proceso me ha obligado a dejar de escribir las Notas de Javier, pero también es cierto que ha llegado al final. Ahora llego con ganas de abordar muchos temas que me han dado que pensar durante las últimas semanas, pero también de compartir con vosotros y vosotras estas reflexiones. Llega la hora de tratar el eclipse del capitalismo, la victoria de Obama, los problemas de nuestro Ayuntamiento, la crisis del ladrillo, los enfrentamientos en Gaza, el acento andaluz, o las nieves caídas...

Acabó un periodo, se cerró una puerta, y se abre otra nueva etapa que seguro nos seguirá enriqueciendo como personas. Bienvenidos de nuevo a las Notas de Javier.