jueves, 29 de octubre de 2009

Aires del Sur

No ha sido el primer alto en el discurrir de estas Notas, pero si el más duradero hasta el momento. Los motivos de no haber querido compartir durante estos meses mis impresiones son diversos, pero aún más numerosos los que me llevan hoy a retomar este blog.

Han sido meses en los que he descubierto grandes amistades, en los que he tenido la posibilidad de viajar conociendo nuevos rincones, de aprender en distintos foros, unos nuevos y otros viejos conocidos… Pero también han sido meses en los que enfrentarse a grandes retos, a las dificultades que encontramos en nuestras vidas, y de solucionar los problemas que antes o después surgen ante nosotros. Un tiempo en el que desmontar esquemas y volver a construir el día a día, algo difícil y a lo que nunca esperamos que nos llegue el momento de realizar.

Pero todo ello pasó y llega la ahora del resurgir de este blog. Siento como ha llegado el momento de sentarme para poner en orden las palabras y escribir línea tras línea con las que compartir esas ideas que sobrevuelan mi mente.

Estas líneas no tienen un título al azar, aunque lo pudiera parecer, Aires del Sur es la frase que desde hace semanas martilleaba mi cabeza como el inicio de ese post que pusiera de nuevo en marcha a Las Notas de Javier.

Aires del Sur que llevan los recuerdos de las noches de verano, los debates políticos junto a los compañeros, los bailes que tanto nos hacían reír, los paisajes desde la ventanilla del tren, los techos abuhardillados y los balcones con vistas, las redes sociales que de lo virtual pasan a lo real, las verbenas de barrio, el despertar en un camping, las horas en la carretera… En fin, Aires del Sur son todo aquello que durante los últimos meses me ha dado energía para comenzar hoy a escribir.

Son las sonrisas de la amistad que te llenan de energía, los abrazos silenciosos que lo dicen todo, el ánimo que te transmite quien está lejos de ti y la ayuda de quien está a tu lado en los malos momentos. Esos son los Aires del Sur, el aliento que me han dado esos momentos especiales, muchos vividos en el sur, en Andalucía, pero también otros en aquellos parajes del norte en los que el carácter de la gente te hace sentir como en casa.

Es volver a sentirte rodeado del Aire que te hace darle sentido a lo que haces. Como encontrar la brújula que te ayuda a encontrar el camino que buscabas. Por eso ahora quiero compartir con vosotros todas esas instantáneas de esta travesía en la que una sonrisa sobre el rostro es la bandera y la esperanza en el futuro mi particular perspectiva sobre las cosas.

En las Notas de Javier vuelvo a compartir un dialogo con vosotros, nada esta escrito aún, solo tenemos las páginas en blanco que esperan pacientes un rocío de letras.