jueves, 31 de diciembre de 2009

365 palabras sobre 2009

Este medido relato fue idea de Patón y se plasmó en estas Notas en 2007. Hoy vuelvo a las 365 palabras como reflejo de lo que ha significado el año que acaba.

El final de la primera década del siglo XXI ha supuesto un hito en nuestra historia. El neoliberalismo ha visto su fin, mientras un tímido multilateralismo comienza a entreverse en los guiones de algunos líderes mundiales, y la intervención del estado encuentra justificación. Pero mientras que la economía gira hacia un nuevo rumbo, la salud de nuestro planeta se ve desatendida entre las escasas medidas que dan respuesta al cambio climático, y los
Objetivos del Milenio continúan en algún cajón olvidado.

Comprobamos como el Parlamento Europeo se tiñó de un azul conservador que debe dar los primeros pasos del Tratado de Lisboa. Cuando nos acercamos a nuestro país comprobamos como la crispación política se ve alimentada por la utilización electoralista que de la crisis hace el principal partido de la oposición, a la vez que distrae la atención sobre los casos de corrupción acontecidos en sus filas.

A lo largo de las últimas semanas ha hecho un año de mí salida como Secretario de Juventudes Socialistas, y paralelamente, de mi entrada como miembro de la
Ejecutiva del PSOE. Un año en el que hemos dado un giro a la organización en nuestros barrios, dedicando muchas horas al trabajo pero también a la convivencia con la militancia.

Como no, también hay un plano personal, el que hay momentos inolvidables y grandes decepciones, como reflejo de ello este blog, donde ni el apoyo de lectores, la multitud de ideas, e incluso las ganas, han sido suficientes para sentarme al teclado durante algunos meses.

Pero también ha sido un año en el que he descubierto gente y vivido experiencias inolvidables, muchas de ellas en la ciudad de Sevilla. La Simulación del Congreso Español en la Universidad Pablo de Olavide fue el comienzo, le siguieron la Feria de Abril, los encuentros con compañeros de Sevilla, y un verano protagonizado por un particular viaje.

Y no puedo terminar sin mirar atrás y ver en Asturias el antes y el después que en tantas ocasiones ha significado para mi.

2 comentarios:

miguel ángel dijo...

acaba el año y comienza otro nuevo que, espero, traiga nuevos aires que nos lleven a cumplir nuestro objetivo 2011. Salud

Anónimo dijo...

que este año sea superior para ti, que nos volvamos a ver y que sea en tu tierra, a la que debo visita hace mucho.
Un abrazo
César